Flores de Bach: Remedio para el control de las emociones

bachsflower

Seguro que alguna vez has oído hablar de las famosas flores de Bach, un tratamiento muy beneficioso para nuestro organismo. Fue ideado por Edward Bach, el cual tenía la firme creencia que el estado mental podía tener un efecto directo y poderoso sobre la salud, cosa que corroboró cuando le informaron que le quedaban tres meses de vida, y decidió aprovecharlos para trabajar en su última contribución a la medicina.
No sólo no murió en el tiempo pronosticado, – lo hizo 20 años después – si no que el entusiasmo y la felicidad que le producía aquel último e inspirador trabajo le permitió confirmar su teoría sobre la actitud mental y su relación con los estados físicos.
Su motivación era conseguir que la medicina dejara de enfocarse únicamente en la enfermedad y que empezara a tener en cuenta la totalidad de la persona, incluyendo sus estados mentales y emocionales. Trabajó durante mucho tiempo intentando adaptar las vacunas a los principios homeopáticos. Estos estudios le reportaron fama mundial y pronto dirigió todo su esfuerzo en reemplazar el trabajo con bacterias por remedios más naturales y puros. Así empezó a trabajar con flores, con la seguridad que un nuevo sistema médico basado en las leyes de la naturaleza era posible. Creó un sistema de 38 remedios que ayudan a equilibrar las actitudes o estados emocionales negativos.
Cada flor posee una indicación particular sobre el estado a corregir: ansiedad, histeria, miedo a perder el control, estrés, amor egoísta y posesivo, desánimo o abatimiento, impaciencia, falta de confianza, culpa, tristeza, terror, orgullo, autocompasión, resentimiento…y una infinidad más de aplicaciones. La manera más eficaz para usarlas es que seamos Nosotras mismas quienes seleccionemos hasta siete flores después de hacer una revisión profunda de nuestras necesidades emocionales.
Podemos llevar nuestra lista a casi cualquier herboristería, farmacia o parafarmacia para que nos las preparen y el precio no es nada elevado. Tomamos de dos a cuatro gotas – según el problema sea más a corto plazo o más crónico- directamente encima de la lengua o mezcladas en un botellín de agua, de donde iremos bebiendo pequeños sorbos durante el día. Como aseguraba el doctor Bach, nuestro estado mental es una influencia directa sobre nuestra salud y nuestro entorno.
Sus flores se convierten en unas grandes aliadas en la búsqueda y el trabajo para conseguir el equilibrio y la armonía en nuestra vida. Entonces ¿Qué esperas para probarlas?

Fuente: nosotras.com

Comentarios

Author: agathalys

Compartir en:
468 ad
1